Flujo blanquecino, ¿cuándo es normal (y cuándo no)?

flujo blanquecino entre reglas
Nos clientes parlent nos culottes :

Sommaire

Ese flujo blanco que ves mes a mes en tu braguita es más normal de lo que parece, incluso si no es siempre igual. Y es que, durante el ciclo menstrual, las secreciones vaginales cambian ligeramente de color, volumen y consistencia. Sin embargo, ¡debes estar atenta! Algunas tonalidades, olores y apariencias diferentes de lo habitual podrían estar tratando de avisarte de que hay algo que no anda bien.

¿Qué es el flujo blanquecino y por qué aparece?

El flujo blanco (leucorrea) no es más que una secreción vaginal compuesta, principalmente de fluido cervical. Por lo general, se hace más notorio antes de la regla, aunque podría estar ahí más tiempo sin que te percates de ello. Pero, ¿por qué aparece? Pues, porque tu vagina necesita estar húmeda y lubricada para mantenerse saludable. De hecho, estos fluidos actúan como barrera ante las bacterias, gérmenes y suciedad; y equilibran el pH vaginal para evitar  hongos e infecciones. Importante. Algunas secreciones podrían indicar que tienes una infección vaginal, pero -generalmente- están acompañadas de otros síntomas, como ardor al orinar, picazón en la zona íntima o mal olor. Recuerda. ¿Tu flujo es casi transparente, elástico y pegajoso? ¡No te preocupes! Solo te está avisando que estás en tus días fértiles.

El Pantone del flujo vaginal. Colores y formas de la “A” a la “Z”

El mundo está lleno de diversidad tal como los colores de tu flujo. ¿Qué quiere decir esto? Que cambia durante el ciclo menstrual y las responsables de este cambio son, nuevamente, tus hormonas.
  • Flujo blanco, ligero y lechoso. Es normal al inicio del ciclo menstrual. Esta secreción tiene una importante función: mantener el pH vaginal y preparar el ambiente del útero para la ovulación.
  • Flujo claro, pegajoso y elástico. Es la señal de fertilidad que te ha dado la naturaleza. Suele ser más acuoso y abundante de lo normal, también ayuda a los espermatozoides a llegar al óvulo y lubrica el conducto vaginal.
  • Flujo blanquecino y espeso. Aparece después de la ovulación. Aunque no lo parezca, es el responsable de mantener a tu vagina limpia y libre de suciedad. Suele durar de 11 a 14 días y también podría asomarse en el embarazo.
  • Flujo turbio y amarillento. Viene justo antes de la llegada de la regla. Puede ser de color crema o amarillento.
  • Flujo marrón o turbio. Después del periodo, tu vagina tendrá un par de días de resequedad. Al iniciar las descargas, verás un flujo marrón o ligeramente turbio. ¡No te preocupes! Estás expulsando los restos de la regla.
¿Sabías que… el flujo tiene ese color blancuzco a causa de la progesterona? Y, aunque te sorprenda, durante tus días de fertilidad, las secreciones podrían ser hasta 30 veces más abundantes.

¿Cuándo el flujo vaginal no es normal?

Las secreciones vaginales también podrían indicar que hay algo que no va bien. Por ejemplo, si el flujo es espeso, blanco y grumoso, y además tienes picazón en la zona vaginal; posiblemente tengas una infección por hongos, como la candidiasis. Un olor fuerte y fétido (que algunas mujeres comparan con el olor a pescado) podría aparecer en casos de vaginosis, una inflamación bacteriana que se produce a causa de un desequilibrio en el pH vaginal. ¿Nuestro consejo? Mantente atenta a los cambios de tus secreciones y acude al ginecólogo si notas que:
  • La vagina emana un olor desagradable y penetrante.
  • El flujo vaginal es tan espeso y grumoso que parece requesón.
  • Las secreciones tienen una tonalidad amarilla fuerte, verdosa o grisácea.
  • Sientes ardor o dolor al orinar y molestias durante las relaciones sexuales.
  • La consistencia del flujo es demasiado acuosa y presenta espuma en la superficie.
Recomendación: El ecosistema de tu vagina es sumamente delicado. Por eso no es recomendable usar protecciones menstruales con olor. Mantén el pH de tu zona íntima saludable y equilibrado con nuestras braguitas menstruales.
Descubre los modelos en algodón y modal para mantener el equilibro del PH:
¿Cómo evitar cambios anormales en el flujo blanco vaginal? La vaginosis bacteriana, la candidiasis (entre otras infecciones y enfermedades vaginales) y su consecuente flujo anormal se pueden evitar siguiendo un par de recomendaciones:
  • Usa un jabón de pH neutro y sin fragancia para limpiar la zona genital. Así, no causarás desequilibrios.
  • Mantente alejada de las duchas vaginales. Tu vagina tiene su propio sistema de limpieza. Si tu médico no te las ha recetado, ¡no las compres!
  • Evita usar productos con olor. Los protectores diarios con fragancias podrían desequilibrar el pH vaginal abriéndole paso a la proliferación de hongos.
  • Dile ¡sí! al yogur. Hay investigaciones que afirman que el yogur mantiene al ecosistema vaginal intacto; esto por la cantidad de probióticos que contiene.
¿Un último consejo? Si notas algún cambio en tu flujo vaginal, ¡pide una cita con el ginecólogo! El 75 % de las mujeres experimentan una o más infecciones vaginales a lo largo de toda su vida: no hay nada de qué avergonzarse.  P.S.: Utiliza ropa interior de algodón. Nuestras bragas Loop te quedarán como anillo al dedo porque están forradas con una fina capa de algodón que, además de ser cómoda y de absorber el flujo, cuidará tu zona íntima.
Sur le même sujet
0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop